Acaba de perder mi voto, señor Presidente

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

Yo sabía. Sabía que era una apuesta riesgosa. Pero la continuidad me pareció inconcebible. Sabía, también, que significaría redoblar esfuerzos por los derechos de las mujeres, porque ni en el discurso prometía. Sabía y aposté con la firme convicción de que se necesitaba un golpe de timón para conseguir más democracia. Yo voté por usted, señor Presidente. Y usted dilapidó mi voto.

Quitó presupuesto a las guarderías. Luego a los refugios de mujeres víctimas de violencia. Luego el hoy digo que no, mañana que sí. Hoy digo que sí, mañana que no. Y como digo una cosa digo otra. Y no es broma. Es cálculo político.

Luego la insistencia –contra toda evidencia- de la familia mexicana como si fuera anuncio Coca-Cola, que oculta que millones de mujeres viven en el infierno porque están encerradas con su enemigo. Si la realidad no cuadra con su idea, peor para la realidad.

Luego sus injuriosas palabras contra las feministas. Injuriosas por ofensivas, pero también por falsas.

En fin, usted fue tirando pedazos de mi voto a la basura. Pero me sostenían las muchas mujeres en su gabinete o desde su partido que me representan con creces. Ya no fue suficiente. Terminó de dilapidar mi voto.

Todo lo detonó un evento organizado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), titulado “¿Racismo y/o clasismo en México?”, al que se invitó a distintos ponentes, entre ellos a un reconocido youtuber que suele emitir comentarios discriminatorios.

Durante dos días se saturaron las redes sociales con posturas a favor y en contra de invitar a este personaje. Se abrió un debate interesante. El problema surgió cuando su esposa, la señora Beatriz Gutiérrez Müller, se sintió indignada porque en otro tiempo ese señor había llamado despectivamente a su hijo.

Y yo puedo coincidir con la indignación de ella y la suya. Pero me parece inaceptable que eso diera lugar a una suma de desprecios que incluyó a la institución organizadora y a ex titulares de la dependencia. Decir que nombrará “a una gente de convicciones, que realmente esté en contra del racismo y la discriminación”, y decir “nosotros de verdad, no de manera simulada, vamos a seguir combatiendo el racismo y la discriminación” es insultante e inmerecido para Mónica Maccise y para quienes han precedido Conapred, incluida Alexandra Haas (titular que su gestión ratificó). Ambas profesionistas con reconocida trayectoria en la defensa de los derechos humanos, la igualdad y la no discriminación.

Lo que yo veo es que las ofensas a la familia presidencial le saldrán caras a quien las haga y a quien ose reunirse con quienes les hayan ofendido. Como en gobiernos anteriores. También veo, otra vez, que asume que no debe averiguar a fondo nada. Basta y sobra que le moleste para quitarlo de en medio. Como en gobiernos anteriores.

Por eso acaba de perder mi voto, señor Presidente. El próximo, quiero decir. El que he de emitir cuando llegue el momento de revisar su mandato.

Si lee esto dirá que soy Fifí, incapaz de comprender la profundidad de la 4T. Pero verá, estoy convencida que sin plena garantía y ejercicio de los derechos de las mujeres no hay igualdad, y sin igualdad no hay democracia que valga. Además, con soberbia y desprecio, tampoco hay transformación.

Entradas relacionadas

white and pink love free standing letters on gray concrete wall

Memorial

¿Soy una o soy muchas? Como diría Germán Dehesa, es una pregunta “densita” para un fin de semana. Pero me pareció inevitable después de haber

Leer Más >>

Nuestra Chapa

No por esperada, la muerte de una persona a quien quieres, duele menos. Yo esperaba la muerte de María Elena desde que nos dijo que

Leer Más >>

Una imprescindible

A Martha Sánchez No era mi amiga. No sabía si le gustaba el café o prefería un té. No sabía qué hacía un domingo cualquiera

Leer Más >>

Announce

New
arrival

2019 collection

Let’s face it, no look is really complete without the right finishes. Not to the best of standards, anyway (just tellin’ it like it is, babe). Upgrading your shoe game. Platforms, stilettos, wedges, mules, boots—stretch those legs next time you head out, then rock sliders, sneakers, and flats when it’s time to chill.